Otras obras de Vincent.

16.09.2020

Mientras estuvo en Arlés, Van Gogh realizó esta pintura de su dormitorio en la Casa Amarilla. Preparó la habitación él mismo con muebles sencillos y con su propia obra colgada de la pared. Los brillantes colores pretendían expresar absoluto "reposo" o "sueño". Las investigaciones muestran que los colores de fuertes contrastes que vemos hoy en día en la obra hoy son el resultado de la descoloración con el paso de los años. Las paredes y puertas, por ejemplo, eran moradas originalmente en lugar de azules. El ángulo aparentemente extraño de la pared del fondo, en cambio, no es un error de parte de Van Gogh. El rincón estaba torcido realmente. Las reglas de perspectiva parecen no haberse aplicado con exactitud por toda la obra, pero fue esta una elección deliberada. En una carta, Vincent contó a Theo que había "aplanado" el interior y eliminado las sombras deliberadamente, de manera que esta obra pareciera un grabado japonés. Van Gogh estaba muy complacido con la pintura: "Cuando volví a ver mis lienzos después de mi enfermedad, el que me pareció el mejor fue el dormitorio".


El rápido desarrollo de Vincent van Gogh como artista es una de las grandes historias del arte de Europa occidental. Su carrera como pintor duró apenas diez años, pero en ese corto tiempo evolucionó de un aficionado inepto a un maestro verdaderamente original. Es una historia con momentos de gran dramatismo, incluida su lucha con una enfermedad mental que termina en su muerte temprana. Las pinturas de Van Gogh, sin embargo, no son ilustraciones de su vida turbulenta ni los resultados de una mente torturada. Como pintor tuvo una noción muy clara de su misión artística; había sentido profundamente las opiniones sobre la naturaleza y la humanidad y trabajó con gran persistencia para desarrollar enfoques de dibujo, color y composición que pudieran expresar lo que él llamó "un sentimiento humano sincero".

Los Olivos fueron pintados en 1889 cuando Van Gogh se hospedaba en el Asilo de Saint-Paul-de-Mausole en Saint-Rémy, en Provenza, en el sur de Francia.

El artista había sido admitido en este asilo de forma voluntaria después del colapso que sufrió en las cercanías de Arles a fines de 1888. El artista había sido admitido en este asilo de forma voluntaria después del colapso que sufrió en las cercanías de Arles a fines de 1888. Este fue un momento difícil para Van Gogh, marcado por períodos de lucidez y confianza que se intercalaron con crisis y episodios prolongados de depresión. Cuando se sintió capaz, pintó en los jardines del asilo o en el campo circundante, donde se centró en los paisajes con cipreses, vistas de las montañas y especialmente los abundantes olivares.

Esta pintura fue probablemente una de las primeras de un grupo de pinturas de olivos que realizó durante el verano de 1889. Hay un dibujo energético realizado con pincel y tinta que representa casi exactamente la misma vista, y el estilo vivo y espontáneo de estos dos trabajos sugiere que fueron estudios realizados directamente en frente del motivo. La composición simple está dominada por el contraste entre los toques regulares y sombreados de pintura que animan el primer plano inclinado y las pinceladas más largas y curvadas que representan los retorcidos troncos de los olivos o los ritmos arremolinados en el follaje.Es el color abigarrado en este estudio, sin embargo, lo más notable.

Van Gogh captura hábilmente el efecto de la luz intensa que se filtra a través de los árboles y las piscinas de sombras frías en la tierra debajo.

Unos meses antes, el 28 de abril de 1889, le había escrito a su hermano Theo: "si pudieras ver los olivos en esta época del año... El follaje de plata vieja y plata se pone verde contra el azul. Y el suelo arado anaranjado. [...] - es una cosa de tanta delicadeza, tan refinada ". Los olivares se convirtieron en uno de los temas favoritos de Van Gogh durante su estancia en Saint-Rémy y llegó a ver el árbol como algo característico de la Provenza. Pero también era un tema que tenía un significado más profundo para Van Gogh. El verano anterior había abandonado un intento de pintar un tema religioso que mostraba a Cristo en el Monte de los Olivos. Le resultaba difícil trabajar de su imaginación y ahora sentía que era importante usar la naturaleza como punto de partida. En sus pinturas de olivares encontró un tema que podía llevar a las asociaciones religiosas de una manera natural y no forzada. En la pincelada exagerada y el color vivo de pinturas como los Olivos, fue capaz de expresar las fuerzas subyacentes de la naturaleza que para él transmitían algo apasionado, sobrenatural y eterno.

   

© 2020 Jennifer 
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!